Hola a todos.

El día 4 de agosto del 2020 fui diagnosticado de un cáncer de pulmón en el estadio más avanzado, con múltiples metástasis por todo mi cuerpo, incluido los huesos.

Sin antecedentes familiares, sin fumar en toda mi vida, pero habiendo sometido a mi cuerpo a un elevado estrés laboral, mutó en mi un gen que me llevó a desarrollar un cáncer muy agresivo. Me dieron 3 meses de vida.

Comencé a recibir fuertes tratamientos de inmunoterapia y quimioterapia que debilitaron mi cuerpo, pero gracias a una oncóloga especialista en Integrativa, me puse en manos de una fisioterapeuta especializada en pacientes oncológicos que me prescribió una dura rutina de ejercicio físico diario, que pude ejecutar en mi casa junto a un preparador físico que me hizo moverme y creer en mi para fortalecer mi cuerpo y mi mente para que los tratamientos que estaba recibiendo fueran más efectivos.

Mejoró tanto mi calidad de vida, el sueño, el apetito y las ganas de vivir, que unido a la actitud de luchar y jamás rendirme para vencer esta terrible enfermedad que nos pone cara a cara con la muerte, paró en seco mi progresión tumoral y la hizo retroceder en tan sólo 2 meses y medio.

Más tarde, gracias al Equipo de Oncología del hospital 12 de Octubre de Madrid, integrado en la Fundación OncoSur para la investigación en el cáncer, pude conocer el gen mutado que desencadenó mi enfermedad a través de la biopsia líquida y comenzar con una terapia dirigida frente a mi tipo de cáncer, como pasa en muchos otros.

No os rindáis jamás. Creed en vosotros y vuestra capacidad para que, junto con los tratamientos experimentados de evidencia científica que existen, vuestra actitud optimista ante la enfermedad y la realización de una correcta prescripción de ejercicio físico, consigáis mejorar vuestra calidad de vida y la remisión completa de vuestro cáncer. Todo es posible.

Lo único que hay que tener es voluntad de hacerlo.

Jesús Candel.

Médico, enfermo de cáncer de pulmón y presidente de la Fundación Spiribol.